[ Pobierz całość w formacie PDF ]
.Rob J.se detuvo y entró en la oficina de correos.–Esta mañana encontré a un cantinero que tenía un queso fantástico -le comentó a Amasa Decker-.Te he dejado un trozo en tu tienda.–Gracias, doctor, es muy amable -respondió Decker, encantado.–Tengo que cuidar a mis camilleros, ¿no? Será mejor que vayas y te lo comas antes de que otro lo encuentre.Me lo pasaré bien haciendo de cartero mientras tú no estás.No tuvo que hacer nada más.Inmediatamente después de que Decker se marchara, Rob J.se acercó a la caja de la correspondencia que debía ser enviada.Sólo le llevó unos minutos encontrar el sobre y deslizarlo dentro de su nee-shome.No lo abrió hasta que se encontró a solas, en la intimidad de su tienda.La carta iba dirigida al reverendo David Goodnow, calle Bridgeton 237, Chicago, Illinois.Estimado señor Goodnow, Lanning Ordway.Estoy en el 131 Indiana, si se acuerda.Aquí ai un ombre que hase preguntas.Un doctor un tal Robit Col.Quiere saver sobre Henry.Abla raro, lo estube oserbando.Quiere saver de L.wood Padson.Me dijo que biolamos y matamos a esa chica injun esa ves en Illinois.En sierto modo me hocupo de el.Pero uso la cabesa y se lo cuento para que aberiue como se entero de nosotros.Soi sarjento.Cuando acave la guerra bolvere a trabajar para la orden.Lanning Ordway.Al otro lado del TappahannockRob J.era perfectamente consciente de que en medio de una guerra, con las armas a disposición de cualquiera, y siendo el asesinato a gran escala un fenómeno normal, surgirían muchas formas y oportunidades para un asesino experto que estaba decidido a “hocuparse” de él.Durante cuatro días intentó saber qué tenía a sus espaldas, y durante cinco noches durmió poco o no durmió.Se quedaba despierto pensando cómo lo intentaría Ordway.Decidió que si estuviera en el lugar de Ordway, y con su temperamento, esperaría hasta que ambos estuvieran participando en una ruidosa escaramuza en la que se produjeran muchos disparos.Por otra parte, no tenía idea de si Ordway era de los que llevaban cuchillo.Si Rob J.aparecía acuchillado, o con el pescuezo cortado, después de una larga y oscura noche en la que cualquier retén asustado habría pensado que cada sombra correspondía a un confederado infiltrado, su muerte no resultaría sorprendente y no se realizaría ninguna investigación.Esta situación cambió el 19 de enero, cuando la compañía B de la segunda brigada fue enviada al otro lado del Tappahannock, en lo que se suponía que debía ser una rápida exploración y una veloz retirada, pero la cosa no fue así.La compañía de infantería encontró posiciones de los confederados donde no había imaginado, y quedó inmovilizada por el fuego enemigo en un lugar sin protección.Volvía a repetirse la situación en la que todo el regimiento se había encontrado unas semanas antes, pero en lugar de setecientos hombres con la bayoneta calada cargando al otro lado del río para arreglar la situación, aquí no hubo apoyo del ejército del Potomac.Los ciento siete hombres se quedaron donde estaban y soportaron el fuego durante todo el día, devolviéndolo lo mejor que podían.Cuando cayó la noche, volvieron a cruzar el río a toda velocidad, llevando consigo cuatro heridos.La primera persona que trasladaron a la tienda que hacía las veces de hospital fue Lanning Ordway.Los hombres del equipo de Ordway dijeron que había sido herido exactamente antes del anochecer.había metido la mano en el bolsillo de su chaqueta para coger la galleta dura y el trozo de cerdo frito que había guardado esa mañana envueltos en papel, cuando dos balas mini lo al canzaron en rápida sucesión.Una de las balas le había arrancado un fragmento de la pared abdominal, y ahora le sobresalía un trozo de abdomen grisáceo.Rob J.empezó a empujarlo hacia dentro, pensando que cerraría la herida, pero enseguida vio varias cosas más y reconoció que no podía hacer nada para salvar a Ordway.La segunda herida era perforante y había causado demasiado daño interno al intestino o al estómago, o tal vez a ambos.Sabía que si abría el vientre encontraría la sangre encharcada en la cavidad abdominal [ Pobierz całość w formacie PDF ]